Mayte Jurado exalta a Sor Ángela de la Cruz narrando sus vivencias con la santa sevillana

La Hermandad de la Sagrada Mortaja celebra la XVII Exaltación a Santa Ángela de la Cruz, que ha corrido a cargo de Mayte Jurado Muñoz

MIGUEL LORENZO | XVII Exaltación a Santa Ángela de la Cruz, a cargo de Mayte Jurado

Pepe Jurado. Siempre Pepe Jurado. Su legado es eterno y su obra continúa hoy en día. Cuando el añorado cofrade algecireño llevó a su hija Mayte a conocer a Sor Ángela de la Cruz, nadie podía imaginar que su hija sería hoy hermana mayor de la Hermandad de la Borriquita y que exaltaría a la santa sevillana. Y manteniendo viva su memoria, con los únicos versos de la exaltación, Mayte Jurado comenzó sus palabras citando la exaltación que hiciera su padre, que como en tantas otras cosas, también fue el primero en exaltar a Santa Ángela de la Cruz en Algeciras.

Presentó a la exaltadora su hijo Abel Torres. Aunque fuera Pepe Jurado el que llevara a la exaltadora hasta Madre Angelita, las palabras quebradas de Mayte Jurado en su exaltación hacen intuir que el verdadero artífice para encontrar el camino hasta la santa sevillana fue su propio hijo. Los hijos marcan nuestros caminos. Abel Torres llevó a sus padres hasta Santa Ángela de la Cruz y ahí siguen todos juntos, llenos de Amor y de Alegría.

Amor y Alegría. Las primeras palabras del presentador que no se escucharon porque el micrófono estaba apagado, pero los Jurado no necesitan presentarse. Siempre lo llenan todo de Amor y de Alegría. Esa es su bandera y su carta de presentación. Abel Torres presentó a su madre de forma discreta, sin aspavientos y sin restar el más mínimo protagonismo a la exaltadora, con palabras de mucho cariño para con sus abuelos Pepe y Carmen.

Pensaba que usabas tanto las palabras Amor y Alegría por ser los Titulares de nuestra cofradía, pero me has ido demostrando que afrontando la vida siempre con una sonrisa y respetando y amando al prójimo todo se vuelve más sencillo.

Abel Torres Jurado, presentador e hijo de la exaltadora de Santa Ángela de la Cruz

Suspiraba Mayte Jurado y miraba al cielo antes de dar lectura a su exaltación. Si alguien buscaba versos grandilocuentes o estrofas con una métrica medida al milímetro, se había equivocado de sitio. Mayte Jurado llegaba al ambón para abrirse en canal, para exaltar a Sor Ángela de la Cruz desde lo más profundo de su ser. Para desgarrarse reviviendo la enfermedad de su hijo Abel, hoy sanado, y contar cómo se encontró en ese camino con la santa sevillana que canonizara San Juan Pablo II.

Decía Sor Ángela que no hay nadie que viva sin cruz y el que huya de una, encontrará otra mayor. No rechazó Mayte Jurado la cruz que el destino puso en su camino con la enfermedad de su hijo, pero la acompañó de fe. La fe, que con apenas dos letras, es capaz de tanto.

Sus palabras se centraron en narrar su experiencia con la enfermedad que padeció su hijo, que fue la que la llevó a conocer, en el sentido más profundo del término, a Santa Ángela de la Cruz. Debió de ser terrible su dolor, su miedo y su incertidumbre, pero en sus palabras no había hueco por el que se colara el más mínimo resentimiento. Agradecimiento y fe. Las dos palabras que mejor resumen una exaltación hecha por la pequeña de los Jurado ante Sor Ángela de la Cruz.

Un día apareció mi padre en el hospital y nos dijo: me ha dicho Miguel Ángel Delgado que visite el convento de Sor Ángela de la Cruz y que le rece, que confíe en ella porque es muy milagrosa. Se fue a conocerla y volvió fascinado. Desde ese día la visitó cada día que estaba en Sevilla.

Mayte Jurado, exaltadora de Santa Ángela de la Cruz

Mayte Jurado no perdió la ocasión para pedir la conservación del patrimonio de la capilla algecireña de las Hermanitas de los Pobres Desamparados y para reconocer públicamente la labor de las Hermandades y Cofradías, entregadas a atender a los más necesitados de forma desinteresada, especialmente en los momentos de gran dificultad que estamos viviendo actualmente.

Abel está curado. Las palabras que esperaban sus padres; unas que con su enfermedad, rara vez se escuchan. Entre tanto, esta familia se había encontrado con Madre Angelita por el camino. Un camino en el que no estuvieron solos porque los Jurado, allá por donde van, dan y reciben Amor y Alegría.

La Hermandad de la Sagrada Mortaja, organizadora de la XVII Exaltación a Santa Ángela de la Cruz, entregó unos regalos a la exaltadora y a su presentador, además de un ramo a flores a Carmen Muñoz, madre de Mayte Jurado. Si la exaltación comenzó recordando a Pepe Jurado, Paco Illescas, en nombre de la Hermandad de la Sagrada Mortaja cerró el acto con el recuerdo, según sus palabras, del corazón más contento, que estará en ese rinconcito del cielo, loco de contento de haberte visto aquí: tu padre y nuestro amigo, Pepe Jurado.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies