El Colegio de Los Milagros celebra su tradicional procesión de Semana Santa

Nuestro Padre Jesús de los Estudiantes y la Virgen de la Esperanza procesionan en el interior del colegio del Rinconcillo

El Colegio Nuestra Señora de los Milagros, en la barriada algecireña del Rinconcillo, ha celebrado su tradicional procesión de Semana Santa. Las actuales medidas sanitarias han impedido que la procesión realice su particular estación de penitencia por las calles aledañas al centro escolar, pero el equipo docente ha dispuesto lo necesario para que su actividad tradicional de las vísperas de la Semana Santa se realice en el interior del colegio.

Como si de una hermandad se tratara, el gimnasio se convirtió por un día en el interior de un templo y el patio, en la carrera oficial. Los pequeños pasos, con Nuestro Padre Jesús de los Estudiantes y la Virgen de la Esperanza, aguardaban en el interior del improvisado templo la llegada de la hora de salida. El ambiente era el propio de una estación de penitencia, pero en pequeño. No faltaban las mantillas, los pequeños policías, los capataces, los acólitos, la Cruz de guía, ni el libro de reglas. Era una procesión, como las que vemos por las calles de Algeciras cada Semana Santa, pero en miniatura. Con nervios, como manda la tradición y como es propio de todas las cosas importantes.

La emoción ante Jesús y su Madre no tiene en cuenta edades ni cortejos de hermandades «adultas».

David Mota, director del Colegio de Nuestra Señora de los Milagros

Sonó el Himno Nacional, porque tampoco faltaba la música, y el Cristo de los Estudiantes cruzó bajo el dintel de la puerta del gimnasio convertido en iglesia y allí mismo inició su particular estación de penitencia. Le siguió la Virgen de la Esperanza y uno tras otro iniciaron el recorrido por el patio del colegio, escoltados a lado y lado del recorrido por los alumnos del centro.

Al final del recorrido, petalá a los Sagrados Titulares del colegio y encuentro cara a cara del Señor con la Virgen. Tan grande es la fe en este colegio, que cuando el Padre Juan José Galvín rezó un Padrenuestro y un Ave María, la chiquillería cesó en su alboroto y rezó al unísono.

Quizás, como las semillas, que también son más pequeñas que el fruto que hacen nacer, esta labor que se realiza en el Colegio Nuestra Señora de los Milagros, sea esa pequeña semilla cofrade que dará sus frutos en la Semana Santa de Algeciras que viviremos dentro de unos años.

Galería fotográfica de la Semana Santa en el Colegio Nuestra Señora de los Milagros | Miguel Lorenzo Fotografía

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies