«El tiempo nos dejó un San José barroco de escuela granadina que poco a poco va tomando la devoción y el cariño de los algecireños»

Ismael Villa, en el día de la Solemnidad de San José, nos presenta la talla josefina que se venera en la Parroquia algecireña de Nuestra Señora de La Palma

Algeciras desafortunadamente perdió la gran mayoría del patrimonio sacro una madrugada de mayo de 1931. Muy pocas tallas se salvaron de dichos disturbios. De entre las que pudieron milagrosamente salvarse está la del Santo Patriarca San José de la parroquia de la Palma, que a pesar de las vicisitudes que tuvo que sufrir su devoción y su talla, posiblemente sea la mejor conservada y sobresaliente de la Algeciras antigua y barroca.

De ella pocos datos se han estudiado, pero gracias a un documento de visita del Obispo que reclama a la Parroquia de la Palma la devolución de varios ajuares y tallas al exclaustrado convento de la Merced (de entre ellas San José) sabemos que proviene del desaparecido Convento que se ubicaba casi frente al Ayuntamiento en la calle Alfonso XI. Gracias a otro documento investigado por Don Andrés Bolufer, también podemos saber que la Imagen del Santo Varón es anterior a 1748, puesto que dicho año Doña Ana del Castillo, viuda de Don Fernando de la Torre, se hace cargo y compra en la nueva Iglesia del Convento el altar y retablo donde debiera estar ubicado San José.

Teniendo en cuenta que la capilla primitiva del Convento de la Merced empieza a funcionar como tal en la década de los años veinte del setecientos y que en 1748 la bienhechora compra la capilla y retablo, lógicamente es de sospechar que la talla de San José viniese de la antigua capilla y que fuese tallada en la década de los 20 del siglo XVIII, no sólo por los datos aportados, sino además por el estilo de la talla y policromía, más propio de principios del siglo XVIII que de mediados.

El convento funcionó con muchísimo impulso durante el siglo XVIII y buena parte del XIX, por lo que la imagen de San José gozaría de gran auge en aquellos años, como lo atestigua un documento también ofrecido y aportado por Don Andrés Bolufer, donde una señora deja en su testamento que se le haga misa y nombra a la función del día de San José como ejemplo de esplendor y de las de mayor importancia en el Convento por entonces, lo que nos hace ver el interés de los Frailes Mercedarios algecireños por impulsar la devoción josefina en su Iglesia Conventual Castrense.

En 1835, con la famosa desamortización de Mendizábal, el convento algecireño quedaría exclaustrado y los frailes obligados a dejarlo. Gracias a la ayuda de un capellán que mantenía la Iglesia abierta al culto y cuidada, y que por cierto lo hacía voluntariamente sin sueldo alguno, las imágenes podían seguir venerándose y la iglesia funcionaría como capilla durante muchos años después de la partida de los Mercedarios.

Debido al lamentable deterioro en el que se encontraba la iglesia y antiguo convento a causa de la antigüedad de sus muros con sus consecuentes humedades y por faltas de recursos además del fracaso intento de convertirlo en Parroquia Castrense, definitivamente se cierra a cal y canto y sólo se abre para cultos o funciones de forma extraordinaria.

En cualquier caso, la talla del Glorioso Patriarca ya se encontraba junto a otras tallas en la Iglesia de la Palma en 1870, por lo que a partir de esa fecha recibiría ya culto en la Iglesia Mayor Parroquial. Por otra parte, también hay constancia documental en el que existía en la Iglesia Mayor de la Palma la Hermandad del Señor San José, fundada en 1850 y que ésta, a diferencia de otras, se hallaba con Real y Expresa aprobación. No sería descabellado pensar en que fuese la propia Corporación Josefina la más interesada en traer a su templo el Santo Varón del convento.

En cualquier caso, la devoción Josefina cobró bastante fuerza en Algeciras, hasta el inicio de la República en el que se extingue, al igual que muchas corporaciones y hermandades religiosas. Aunque en la madrugada del 12 de mayo de 1931 la Iglesia de la Palma, al igual que todos los edificios religiosos de Algeciras, fueron saqueados y destruidos, la talla del Glorioso Patriarca, según varios restauradores, no sufrió daño alguno, o si lo sufrió no fue de gran consideración, ya que la talla se conserva en muy buen estado tanto de talla como de policromía, conservándose actualmente la original. Sí se puede intuir que se perdiese en ese expolio el Niño Jesús original, ya que no ha llegado a nuestros días. Aunque habría que investigar más a fondo su paradero, el bendito Niño Jesús actual goza posiblemente de incluso más antigüedad que el padre, pero no de la calidad artística del Santo Varón.

Según varios restauradores hay varias teorías de la escuela de la que proviene la talla del Santo Patriarca. Se ha atribuido tanto a la escuela genovesa como a la granadina, aunque se puede decantar más por la segunda por los siguientes motivos. En primer lugar, por el estilo y tono de los estofados y policromías más propio de la escuela granadina, además del gran parecido con la talla del San José de la ciudad de Rute, atribuido al círculo del escultor granadino Don Agustín de Vera Moreno. Este escultor fue aprendiz y compañero a su vez de maestros de la escultura granadina como Don Torcuato Ruiz del Peral o Don José Risueño, trabajando conjuntamente con este último hacia 1717, realizando ambos una Inmaculada para la portada del colegio de la Compañía de Jesús. Teniendo en cuenta que el San José pudo realizarse entre los años 20 o 30 del siglo XVIII, no sería muy apresurado pensar que fue este imaginero o uno de su círculo el que podría haberlo realizado, puesto que en esa época fue la más dilatada de su historia escultórica.

En definitiva, Algeciras a pesar de las visicitudes del pasado y de no haber podido conservar mucho el patrimonio sacro del pasado, el tiempo sin embargo sí nos dejó un San José barroco de escuela granadina que poco a poco va tomando la devoción y el cariño de los algecireños y feligreses gracias a la labor incansable del Grupo Parroquial que lo custodia e impulsa constantemente la devoción, en conjunto con el apoyo del párroco y vicario parroquial actual.


Ismael Villa Vargas, con la colaboración de Fernando Huete Galiano.


Nota de Calle Convento. La talla de San José que se venera en la Parroquia de La Palma forma parte del catálogo de bienes relacionados en el Decreto 156/2018, de 31 de julio, por el que se inscribe en el catálogo general de patrimonio histórico andaluz, como Bien de Interés Cultural, con la tipología de monumento, la Iglesia de Nuestra Señora de La Palma, en el término municipal de Algeciras (Cádiz).

13.- Denominación: San José con el Niño. Clasificación: escultura de bulto redondo. Materia: Pigmento al aceite, madera. Técnica: Policromado, estofado, esgrafiado, tallado. Medidas: 1,63 x 0,62 x 0,64 m. Autor: Anónimo genovés. Cronología: 1734-1766. Ubicación: Nave de las Ánimas. Muro del Presbiterio.

San-José-Algeciras-Parroquia-La-Palma-Calle-Convento
Fotografía MIGUEL LORENZO | San José, Parroquia de La Palma (Algeciras)

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies